Información

¿Qué tan compatibles son los sistemas digestivos de los mamíferos?


Me interesa saber qué tipo de nutrientes extraen los mamíferos de los alimentos y me gustaría saber cuán similares son las salidas de estos sistemas.

Por ejemplo, si es posible reemplazar con éxito el sistema digestivo de un mamífero por el de otro mamífero (todas las conexiones son correctas). ¿Sobrevivirá el receptor o experimentará alguna forma de desnutrición que resulte en la muerte?


Creo que esto dependería completamente de la dieta del mamífero huésped y donante.

Suponiendo que tengan un tamaño y una dieta similares, no veo ninguna razón por la que esto no funcione. El intestino tiende a absorber más o menos todo lo que hay en la comida.

Si la dieta de los dos mamíferos difería significativamente, podría ver algunos problemas para comer los alimentos correctos. Los herbívoros con el intestino carnívoro significativamente más corto tendrían problemas para matar y comer cosas sin dientes / garras carnívoros / lo que sea, y las plantas no proporcionarían suficiente nutrición por sí solas. Los conejos, por ejemplo, tienen un sistema digestivo de dos pasos, por lo que para usar un intestino de conejo, el mamífero tendría que comer sus propias heces con regularidad. (Los conejos tienen bacterias digestivas en el colon, pero la hierba tiene que viajar al colon y luego regresar 'río arriba' a la parte absorbente del intestino. Por lo tanto, esto se logra dando vueltas nuevamente).


Mantener una tasa metabólica alta requiere mucha energía. La energía debe provenir de los alimentos. Por tanto, los mamíferos necesitan una dieta nutritiva y abundante. Las dietas de los mamíferos son diversas. A excepción de la hojarasca y la madera, los mamíferos pueden consumir casi cualquier tipo de materia orgánica.

Algunos mamíferos son estrictamente herbívoros o estrictamente carnívoros. Sin embargo, la mayoría de los mamíferos comerán otros alimentos si es necesario. Algunos mamíferos son omnívoros. Comen habitualmente una variedad de alimentos tanto vegetales como animales. La mayoría de los mamíferos también se alimentan de una variedad de otras especies. Las pocas excepciones incluyen los koalas, que se alimentan solo de plantas de eucalipto, y los pandas gigantes, que solo se alimentan de bambú. Los tipos de dietas de mamíferos y ejemplos de mamíferos que las comen se dan en Mesa debajo. ¿Cómo clasificaría su propia dieta?

conejo, ratón, vaca marina, caballo, cabra, elefante, cebra, jirafa, ciervo, alce, hipopótamo, canguro, mono

oso hormiguero, oso hormiguero, ballena, hiena, perro, chacal, delfín, lobo, comadreja, foca, morsa, gato, nutria, topo

oso, tejón, mangosta, zorro, mapache, humano, rata, chimpancé, cerdo

Las diferentes dietas requieren diferentes tipos de sistemas digestivos. Los mamíferos que consumen una dieta carnívora generalmente tienen un sistema digestivo relativamente simple. Su alimentación se compone principalmente de proteínas y grasas de fácil y rápida digestión. Los mamíferos herbívoros, por otro lado, tienden a tener un sistema digestivo más complicado. Los carbohidratos vegetales complejos como la celulosa son más difíciles de digerir. Algunos herbívoros tienen más de un estómago. Los estómagos almacenan y digieren lentamente los alimentos vegetales.

Los dientes de los mamíferos también son importantes para la digestión. Los mamíferos tienen cuatro tipos diferentes de dientes. Los dientes de otros vertebrados, por el contrario, son todos iguales. Los cuatro tipos de dientes están especializados para diferentes funciones de alimentación, como se muestra en Figura debajo. Juntos, los cuatro tipos de dientes pueden cortar, rasgar y triturar alimentos. Esto hace que los alimentos sean más fáciles y rápidos de digerir.

Dientes de mamíferos (humanos). Con sus diferentes tipos de dientes, los mamíferos pueden comer una amplia variedad de alimentos.


¿Qué tan compatibles son los sistemas digestivos de los mamíferos? - biología

ANATOMÍA COMPARATIVA DE VERTEBRADOS

La glándula submandibular es la forma triangular expuesta en la parte inferior izquierda y la glándula parótida está a la derecha.

El músculo masetero de la mandíbula está en la parte inferior izquierda, la glándula submandibular es el óvalo en la parte inferior derecha y arriba es parte de la glándula parótida grande y blanquecina.

Vista del hígado y los intestinos después de la extracción del epiplón mayor. Busque la vesícula biliar entre los pliegues del hígado en la parte inferior izquierda.

Fugas de la vesícula biliar pequeña, de color verde oscuro, manchas que rodean las partes del hígado también de color verde.

El ciego del gato termina en el pequeño bolsillo lateral en la parte inferior izquierda, el colon se extiende hacia arriba y hacia la derecha.

El tejido pancreático en un gato se extiende en dos secciones delgadas, una sección está al lado del intestino delgado (teñido, en parte, en esta vista con algo de látex amarillo) y la otra pasa por debajo del epiplón mayor hacia la derecha.


Sistemas digestivos de invertebrados

Los animales han desarrollado diferentes tipos de sistemas digestivos para ayudar en la digestión de los diferentes alimentos que consumen. El ejemplo más simple es el de una cavidad gastrovascular y se encuentra en organismos con una sola abertura para la digestión. Platelmintos (gusanos planos), Ctenophora (medusas de peine) y Cnidaria (coral, medusas y anémonas de mar) utilizan este tipo de digestión. Cavidades gastrovasculares, como se muestra en [enlace]a, son típicamente un tubo ciego o una cavidad con una sola abertura, la "boca", que también sirve como "ano". El material ingerido entra en la boca y pasa a través de una cavidad tubular hueca. Las células dentro de la cavidad secretan enzimas digestivas que descomponen los alimentos. Las partículas de comida son engullidas por las células que recubren la cavidad gastrovascular.

El tubo digestivo, mostrado en [enlace]B, es un sistema más avanzado: consta de un tubo con una boca en un extremo y un ano en el otro. Las lombrices de tierra son un ejemplo de un animal con un tubo digestivo. Una vez que la comida se ingiere por la boca, pasa a través del esófago y se almacena en un órgano llamado buche y luego pasa a la molleja donde se bate y se digiere. Desde la molleja, la comida pasa por el intestino, los nutrientes se absorben y los desechos se eliminan en forma de heces, llamadas yesos, a través del ano.



Respuesta libre

¿Cuál es el papel de los órganos accesorios en la digestión?

Los órganos accesorios juegan un papel importante en la producción y entrega de jugos digestivos al intestino durante la digestión y absorción. Específicamente, las glándulas salivales, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar juegan un papel importante. El mal funcionamiento de cualquiera de estos órganos puede provocar estados patológicos.

¿Cuál es el papel de los minerales en el mantenimiento de una buena salud?

Los minerales y mdash, como el potasio, el sodio y el calcio, son necesarios para el funcionamiento de muchos procesos celulares. Si bien los minerales se requieren en cantidades mínimas, no tener minerales en la dieta puede ser potencialmente dañino.

Analice por qué la obesidad es una epidemia creciente.

En los Estados Unidos, la obesidad, particularmente la obesidad infantil, es una preocupación creciente. Algunos de los factores que contribuyen a esta situación incluyen estilos de vida sedentarios y consumir más alimentos procesados ​​y menos frutas y verduras. Como resultado, incluso los niños pequeños que son obesos pueden enfrentar problemas de salud.


34.1 Sistemas digestivos

Al final de esta sección, podrá hacer lo siguiente:

  • Explicar los procesos de digestión y absorción.
  • Comparar y contrastar diferentes tipos de sistemas digestivos.
  • Explicar las funciones especializadas de los órganos involucrados en el procesamiento de alimentos en el cuerpo.
  • Describir las formas en que los órganos trabajan juntos para digerir los alimentos y absorber los nutrientes.

Los animales obtienen su nutrición del consumo de otros organismos. Dependiendo de su dieta, los animales se pueden clasificar en las siguientes categorías: comedores de plantas (herbívoros), carnívoros (carnívoros) y aquellos que comen tanto plantas como animales (omnívoros). Los nutrientes y macromoléculas presentes en los alimentos no son inmediatamente accesibles a las células. Hay una serie de procesos que modifican los alimentos dentro del cuerpo animal para hacer que los nutrientes y las moléculas orgánicas sean accesibles para la función celular. A medida que los animales evolucionaron en complejidad de forma y función, sus sistemas digestivos también evolucionaron para adaptarse a sus diversas necesidades dietéticas.

Herbívoros, omnívoros y carnívoros

Los herbívoros son animales cuya principal fuente de alimento son las plantas. Ejemplos de herbívoros, como se muestra en la Figura 34.2 incluyen vertebrados como ciervos, koalas y algunas especies de aves, así como invertebrados como grillos y orugas. Estos animales han desarrollado sistemas digestivos capaces de manipular grandes cantidades de material vegetal. Los herbívoros se pueden clasificar además en frugívoros (comedores de frutas), granívoros (comedores de semillas), carnívoros (comedores de néctar) y folívoros (comedores de hojas).

Los carnívoros son animales que se alimentan de otros animales. La palabra carnívoro se deriva del latín y significa literalmente "carnívoro". Los gatos salvajes como los leones, que se muestran en la Figura 34.3a, y los tigres, son ejemplos de vertebrados carnívoros, al igual que las serpientes y los tiburones, mientras que los carnívoros invertebrados incluyen estrellas de mar, arañas y mariquitas, que se muestran en la Figura 34.3b. Los carnívoros obligados son aquellos que dependen completamente de la carne animal para obtener sus nutrientes. Ejemplos de carnívoros obligados son miembros de la familia de los gatos, como los leones y los guepardos. Los carnívoros facultativos son aquellos que también comen alimentos no animales además de alimentos animales. Tenga en cuenta que no existe una línea clara que distinga a los carnívoros facultativos de los perros omnívoros que se considerarían carnívoros facultativos.

Los omnívoros son animales que comen alimentos derivados de plantas y animales. En latín, omnívoro significa comer de todo. Los seres humanos, los osos (que se muestran en la Figura 34.4a) y las gallinas son ejemplos de omnívoros vertebrados. Los omnívoros invertebrados incluyen cucarachas y cangrejos de río (que se muestran en la Figura 34.4b).

Sistemas digestivos de invertebrados

Los animales han desarrollado diferentes tipos de sistemas digestivos para ayudar en la digestión de los diferentes alimentos que consumen. El ejemplo más simple es el de una cavidad gastrovascular y se encuentra en organismos con una sola abertura para la digestión. Platelmintos (gusanos planos), Ctenophora (medusas de peine) y Cnidaria (coral, medusas y anémonas de mar) utilizan este tipo de digestión. Las cavidades gastrovasculares, como se muestra en la figura 34.5a, son típicamente un tubo ciego o una cavidad con una sola abertura, la "boca", que también sirve como "ano". El material ingerido entra en la boca y pasa a través de una cavidad tubular hueca. Las células dentro de la cavidad secretan enzimas digestivas que descomponen los alimentos. Las partículas de comida son engullidas por las células que recubren la cavidad gastrovascular.

El tubo digestivo, que se muestra en la figura 34.5b, es un sistema más avanzado: consta de un tubo con una boca en un extremo y un ano en el otro. Las lombrices de tierra son un ejemplo de un animal con un tubo digestivo. Una vez que la comida se ingiere por la boca, pasa a través del esófago y se almacena en un órgano llamado buche, luego pasa a la molleja donde se bate y se digiere. Desde la molleja, la comida pasa por el intestino, los nutrientes se absorben y los desechos se eliminan en forma de heces, llamadas yesos, a través del ano.

Sistemas digestivos de vertebrados

Los vertebrados han desarrollado sistemas digestivos más complejos para adaptarse a sus necesidades dietéticas. Algunos animales tienen un solo estómago, mientras que otros tienen estómagos de varias cámaras. Las aves han desarrollado un sistema digestivo adaptado a comer alimentos sin masticar.

Monogástrico: estómago de una sola cámara

Como sugiere la palabra monogástrico, este tipo de sistema digestivo consta de una ("mono") cámara del estómago ("gástrico"). Los seres humanos y muchos animales tienen un sistema digestivo monogástrico como se ilustra en la Figura 34.6ab. El proceso de digestión comienza con la boca y la ingesta de alimentos. Los dientes juegan un papel importante en masticar (masticar) o descomponer físicamente los alimentos en partículas más pequeñas. Las enzimas presentes en la saliva también comienzan a descomponer químicamente los alimentos. El esófago es un tubo largo que conecta la boca con el estómago. Mediante la peristalsis, o contracciones del músculo liso en forma de onda, los músculos del esófago empujan la comida hacia el estómago. Para acelerar la acción de las enzimas en el estómago, el estómago es un ambiente extremadamente ácido, con un pH entre 1,5 y 2,5. Los jugos gástricos, que incluyen enzimas en el estómago, actúan sobre las partículas de alimentos y continúan el proceso de digestión. La descomposición adicional de los alimentos tiene lugar en el intestino delgado, donde las enzimas producidas por el hígado, el intestino delgado y el páncreas continúan el proceso de digestión. Los nutrientes se absorben en el torrente sanguíneo a través de las células epiteliales que recubren las paredes del intestino delgado. El material de desecho viaja al intestino grueso donde se absorbe el agua y el material de desecho más seco se compacta en las heces y se almacena hasta que se excreta por el recto.

Aviar

Las aves enfrentan desafíos especiales cuando se trata de obtener nutrición de los alimentos. No tienen dientes, por lo que su sistema digestivo, que se muestra en la Figura 34.7, debe poder procesar alimentos no masticados. Las aves han desarrollado una variedad de tipos de picos que reflejan la gran variedad de su dieta, desde semillas e insectos hasta frutas y nueces. Debido a que la mayoría de las aves vuelan, sus tasas metabólicas son altas para procesar los alimentos de manera eficiente y mantener bajo su peso corporal. El estómago de las aves tiene dos cámaras: el proventrículo, donde se producen los jugos gástricos para digerir la comida antes de que ingrese al estómago, y la molleja, donde la comida se almacena, remoja y muele mecánicamente. El material no digerido forma gránulos de comida que a veces se regurgitan. La mayor parte de la digestión y absorción química ocurre en el intestino y los desechos se excretan a través de la cloaca.

Conexión Evolution

Adaptaciones aviares

Las aves tienen un sistema digestivo simplificado y altamente eficiente. La evidencia fósil reciente ha demostrado que la divergencia evolutiva de las aves de otros animales terrestres se caracterizó por agilizar y simplificar el sistema digestivo. A diferencia de muchos otros animales, las aves no tienen dientes para masticar su comida. En lugar de labios, tienen picos puntiagudos y afilados. El pico córneo, la falta de mandíbulas y la lengua más pequeña de las aves se remontan a sus ancestros dinosaurios. La aparición de estos cambios parece coincidir con la inclusión de semillas en la dieta de las aves. Las aves que comen semillas tienen picos con forma para agarrar semillas y el estómago de dos compartimentos permite la delegación de tareas. Dado que las aves necesitan permanecer livianas para volar, sus tasas metabólicas son muy altas, lo que significa que digieren su comida muy rápidamente y necesitan comer con frecuencia. Compare esto con los rumiantes, donde la digestión de la materia vegetal lleva mucho tiempo.

Rumiantes

Los rumiantes son principalmente herbívoros como vacas, ovejas y cabras, cuya dieta completa consiste en comer grandes cantidades de forraje o fibra. Han desarrollado sistemas digestivos que les ayudan a digerir grandes cantidades de celulosa. Una característica interesante de la boca de los rumiantes es que no tienen incisivos superiores. Usan sus dientes inferiores, lengua y labios para rasgar y masticar su comida. Desde la boca, la comida viaja al esófago y luego al estómago.

Para ayudar a digerir la gran cantidad de material vegetal, el estómago de los rumiantes es un órgano de múltiples cámaras, como se ilustra en la Figura 34.8. Los cuatro compartimentos del estómago se denominan rumen, retículo, omaso y abomaso. Estas cámaras contienen muchos microbios que descomponen la celulosa y fermentan los alimentos ingeridos. El abomaso es el "verdadero" estómago y es el equivalente a la cámara monogástrica del estómago donde se secretan los jugos gástricos. La cámara gástrica de cuatro compartimentos proporciona un espacio más grande y el soporte microbiano necesario para digerir el material vegetal en los rumiantes. El proceso de fermentación produce grandes cantidades de gas en la cámara del estómago, que deben eliminarse. Como en otros animales, el intestino delgado juega un papel importante en la absorción de nutrientes y el intestino grueso ayuda en la eliminación de desechos.

Pseudo-rumiantes

Algunos animales, como los camellos y las alpacas, son pseudo-rumiantes. Comen mucho material vegetal y forraje. La digestión de material vegetal no es fácil porque las paredes de las células vegetales contienen la molécula de azúcar polimérica celulosa. Las enzimas digestivas de estos animales no pueden degradar la celulosa, pero los microorganismos presentes en el sistema digestivo sí pueden. Por lo tanto, el sistema digestivo debe poder manejar grandes cantidades de fibra y descomponer la celulosa. Los pseudo-rumiantes tienen un estómago de tres cámaras en el sistema digestivo. Sin embargo, su ciego, un órgano con bolsa al comienzo del intestino grueso que contiene muchos microorganismos que son necesarios para la digestión de los materiales vegetales, es grande y es el sitio donde el forraje se fermenta y se digiere. Estos animales no tienen rumen pero tienen omaso, abomaso y retículo.

Partes del sistema digestivo

El sistema digestivo de los vertebrados está diseñado para facilitar la transformación de la materia alimentaria en los componentes nutritivos que sustentan a los organismos.

Cavidad oral

La cavidad bucal, o boca, es el punto de entrada de los alimentos al sistema digestivo, ilustrado en la Figura 34.9. La comida consumida se descompone en partículas más pequeñas por la masticación, la acción masticatoria de los dientes. Todos los mamíferos tienen dientes y pueden masticar su comida.

El extenso proceso químico de digestión comienza en la boca. A medida que se mastica la comida, la saliva, producida por las glándulas salivales, se mezcla con la comida. La saliva es una sustancia acuosa que se produce en la boca de muchos animales. Hay tres glándulas principales que secretan saliva: la parótida, la submandibular y la sublingual. La saliva contiene moco que humedece los alimentos y amortigua el pH de los alimentos. La saliva también contiene inmunoglobulinas y lisozimas, que tienen acción antibacteriana para reducir la caries dental al inhibir el crecimiento de algunas bacterias. La saliva también contiene una enzima llamada amilasa salival que inicia el proceso de convertir los almidones de los alimentos en un disacárido llamado maltosa. Las células de la lengua producen otra enzima llamada lipasa. Las lipasas son una clase de enzimas que pueden descomponer los triglicéridos. La lipasa lingual inicia la descomposición de los componentes grasos de los alimentos. La acción de masticar y humedecer proporcionada por los dientes y la saliva prepara la comida en una masa llamada bolo para tragar. La lengua ayuda a tragar, moviendo el bolo de la boca a la faringe. La faringe se abre a dos conductos: la tráquea, que conduce a los pulmones, y el esófago, que conduce al estómago. La tráquea tiene una abertura llamada glotis, que está cubierta por un colgajo cartilaginoso llamado epiglotis. Al tragar, la epiglotis cierra la glotis y la comida pasa al esófago y no a la tráquea. Esta disposición permite que los alimentos se mantengan fuera de la tráquea.

Esófago

El esófago es un órgano tubular que conecta la boca con el estómago. La comida masticada y ablandada pasa a través del esófago después de ser tragada. Los músculos lisos del esófago se someten a una serie de movimientos ondulantes llamados peristaltismo que empujan la comida hacia el estómago, como se ilustra en la figura 34.10. La onda de peristalsis es unidireccional: mueve los alimentos de la boca al estómago y no es posible el movimiento inverso. El movimiento peristáltico del esófago es un reflejo involuntario que tiene lugar en respuesta al acto de tragar.

Un músculo en forma de anillo llamado esfínter forma válvulas en el sistema digestivo. El esfínter gastroesofágico se encuentra en el extremo del esófago del estómago. En respuesta a la deglución y la presión ejercida por el bolo de comida, este esfínter se abre y el bolo ingresa al estómago. Cuando no hay acción de deglución, este esfínter se cierra y evita que el contenido del estómago suba por el esófago. Muchos animales tienen un esfínter verdadero; sin embargo, en los seres humanos no existe un esfínter verdadero, pero el esófago permanece cerrado cuando no hay acción de deglución. El reflujo ácido o "acidez estomacal" ocurre cuando los jugos digestivos ácidos escapan al esófago.

Estómago

Una gran parte de la digestión ocurre en el estómago, como se muestra en la figura 34.11. El estómago es un órgano en forma de saco que secreta jugos digestivos gástricos. El pH del estómago está entre 1,5 y 2,5. Este ambiente altamente ácido es necesario para la descomposición química de los alimentos y la extracción de nutrientes. Cuando está vacío, el estómago es un órgano bastante pequeño, sin embargo, puede expandirse hasta 20 veces su tamaño en reposo cuando se llena de comida. Esta característica es particularmente útil para los animales que necesitan comer cuando hay comida disponible.

Conexión visual

¿Cuál de las siguientes afirmaciones sobre el sistema digestivo es falsa?

  1. El quimo es una mezcla de alimentos y jugos digestivos que se produce en el estómago.
  2. Los alimentos ingresan al intestino grueso antes que al intestino delgado.
  3. En el intestino delgado, el quimo se mezcla con la bilis, que emulsiona las grasas.
  4. El estómago está separado del intestino delgado por el esfínter pilórico.

El estómago también es el sitio principal para la digestión de proteínas en animales distintos de los rumiantes. La digestión de proteínas está mediada por una enzima llamada pepsina en la cámara del estómago. La pepsina es secretada por las células principales del estómago en una forma inactiva llamada pepsinógeno. La pepsina rompe los enlaces peptídicos y escinde las proteínas en polipéptidos más pequeños; también ayuda a activar más pepsinógeno, iniciando un mecanismo de retroalimentación positiva que genera más pepsina. Otro tipo de células, las células parietales, secretan iones de hidrógeno y cloruro, que se combinan en la luz para formar ácido clorhídrico, el principal componente ácido de los jugos del estómago. El ácido clorhídrico ayuda a convertir el pepsinógeno inactivo en pepsina. El ambiente altamente ácido también mata muchos microorganismos en los alimentos y, combinado con la acción de la enzima pepsina, da como resultado la hidrólisis de proteínas en los alimentos. La digestión química se ve facilitada por la acción de batir del estómago. La contracción y relajación de los músculos lisos mezcla el contenido del estómago aproximadamente cada 20 minutos. La mezcla de comida y jugo gástrico parcialmente digerida se llama quimo. El quimo pasa del estómago al intestino delgado. La digestión de proteínas se lleva a cabo en el intestino delgado. El vaciamiento gástrico ocurre de dos a seis horas después de una comida. Solo se libera una pequeña cantidad de quimo en el intestino delgado a la vez. El movimiento del quimo desde el estómago hacia el intestino delgado está regulado por el esfínter pilórico.

Al digerir proteínas y algunas grasas, el revestimiento del estómago debe protegerse para que no sea digerido por la pepsina. Hay dos puntos a considerar al describir cómo se protege el revestimiento del estómago. Primero, como se mencionó anteriormente, la enzima pepsina se sintetiza en forma inactiva. Esto protege las células principales, porque el pepsinógeno no tiene la misma funcionalidad enzimática que la pepsina. En segundo lugar, el estómago tiene un revestimiento mucoso espeso que protege el tejido subyacente de la acción de los jugos digestivos. Cuando se rompe este revestimiento de moco, se pueden formar úlceras en el estómago. Las úlceras son heridas abiertas en o sobre un órgano causadas por bacterias (Helicobacter pylori) cuando el revestimiento de moco se rompe y no se reforma.

Intestino delgado

El quimo pasa del estómago al intestino delgado. El intestino delgado es el órgano donde se completa la digestión de proteínas, grasas y carbohidratos. El intestino delgado es un órgano largo en forma de tubo con una superficie muy doblada que contiene proyecciones en forma de dedos llamadas vellosidades. La superficie apical de cada vellosidad tiene muchas proyecciones microscópicas llamadas microvellosidades. Estas estructuras, ilustradas en la figura 34.12, están revestidas con células epiteliales en el lado luminal y permiten que los nutrientes se absorban de los alimentos digeridos y se absorban en el torrente sanguíneo en el otro lado. Las vellosidades y microvellosidades, con sus múltiples pliegues, aumentan la superficie del intestino y aumentan la eficiencia de absorción de los nutrientes. Los nutrientes absorbidos en la sangre se transportan a la vena porta hepática, que conduce al hígado. Allí, el hígado regula la distribución de nutrientes al resto del cuerpo y elimina las sustancias tóxicas, incluidas las drogas, el alcohol y algunos patógenos.

Conexión visual

¿Cuál de las siguientes afirmaciones sobre el intestino delgado es falsa?

  1. Las células absorbentes que recubren el intestino delgado tienen microvellosidades, pequeñas proyecciones que aumentan el área de superficie y ayudan en la absorción de los alimentos.
  2. El interior del intestino delgado tiene muchos pliegues, llamados vellosidades.
  3. Las microvellosidades están revestidas con vasos sanguíneos y vasos linfáticos.
  4. El interior del intestino delgado se llama lumen.

El intestino delgado humano mide más de 6 m de largo y se divide en tres partes: el duodeno, el yeyuno y el íleon. La parte fija en "forma de C" del intestino delgado se llama duodeno y se muestra en la figura 34.11. El duodeno está separado del estómago por el esfínter pilórico que se abre para permitir que el quimo se mueva del estómago al duodeno. En el duodeno, el quimo se mezcla con los jugos pancreáticos en una solución alcalina rica en bicarbonato que neutraliza la acidez del quimo y actúa como tampón. Los jugos pancreáticos también contienen varias enzimas digestivas. Los jugos digestivos del páncreas, el hígado y la vesícula biliar, así como de las células glandulares de la pared intestinal, ingresan al duodeno. La bilis se produce en el hígado y se almacena y concentra en la vesícula biliar. La bilis contiene sales biliares que emulsionan los lípidos, mientras que el páncreas produce enzimas que catabolizan almidones, disacáridos, proteínas y grasas. Estos jugos digestivos descomponen las partículas de alimentos en el quimo en glucosa, triglicéridos y aminoácidos. En el duodeno tiene lugar cierta digestión química de los alimentos. La absorción de ácidos grasos también tiene lugar en el duodeno.

La segunda parte del intestino delgado se llama yeyuno, como se muestra en la figura 34.11. Aquí, la hidrólisis de nutrientes continúa mientras la mayoría de los carbohidratos y aminoácidos se absorben a través del revestimiento intestinal. La mayor parte de la digestión química y la absorción de nutrientes se produce en el yeyuno.

El íleon, también ilustrado en la figura 34.11, es la última parte del intestino delgado y aquí las sales biliares y las vitaminas se absorben en el torrente sanguíneo. La comida no digerida se envía al colon desde el íleon a través de movimientos peristálticos del músculo. El íleon termina y el intestino grueso comienza en la válvula ileocecal. El apéndice vermiforme, en forma de gusano, se encuentra en la válvula ileocecal. El apéndice de los humanos no segrega enzimas y tiene un papel insignificante en la inmunidad.

Intestino grueso

El intestino grueso, ilustrado en la figura 34.13, reabsorbe el agua del material alimenticio no digerido y procesa el material de desecho. El intestino grueso humano tiene una longitud mucho más pequeña en comparación con el intestino delgado, pero tiene un diámetro más grande. Tiene tres partes: el ciego, el colon y el recto. El ciego une el íleon con el colon y es la bolsa receptora de los desechos. El colon alberga muchas bacterias o "flora intestinal" que ayudan en los procesos digestivos. El colon se puede dividir en cuatro regiones, el colon ascendente, el colon transverso, el colon descendente y el colon sigmoide. Las principales funciones del colon son extraer el agua y las sales minerales de los alimentos no digeridos y almacenar el material de desecho. Los mamíferos carnívoros tienen un intestino grueso más corto en comparación con los mamíferos herbívoros debido a su dieta.

Recto y ano

El recto es el extremo terminal del intestino grueso, como se muestra en la figura 34.13. La función principal del recto es almacenar las heces hasta la defecación. Las heces se impulsan mediante movimientos peristálticos durante la eliminación. El ano es una abertura en el extremo más alejado del tracto digestivo y es el punto de salida del material de desecho. Dos esfínteres entre el recto y el ano controlan la eliminación: el esfínter interno es involuntario y el externo es voluntario.

Órganos accesorios

Los órganos discutidos anteriormente son los órganos del tracto digestivo a través del cual pasan los alimentos. Los órganos accesorios son órganos que agregan secreciones (enzimas) que catabolizan los alimentos en nutrientes. Los órganos accesorios incluyen las glándulas salivales, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar. El hígado, el páncreas y la vesícula biliar están regulados por hormonas en respuesta a los alimentos consumidos.

El hígado es el órgano interno más grande de los seres humanos y juega un papel muy importante en la digestión de grasas y desintoxicación de la sangre. El hígado produce bilis, un jugo digestivo necesario para la descomposición de los componentes grasos de los alimentos en el duodeno. El hígado también procesa las vitaminas y grasas y sintetiza muchas proteínas plasmáticas.

El páncreas es otra glándula importante que secreta jugos digestivos. El quimo producido por el estómago es de naturaleza muy ácida, los jugos pancreáticos contienen altos niveles de bicarbonato, un álcali que neutraliza el quimo ácido. Además, los jugos pancreáticos contienen una gran variedad de enzimas necesarias para la digestión de proteínas y carbohidratos.

La vesícula biliar es un órgano pequeño que ayuda al hígado al almacenar bilis y concentrar las sales biliares. Cuando el quimo que contiene ácidos grasos ingresa al duodeno, la bilis se secreta desde la vesícula biliar hacia el duodeno.


Descripción general del sistema digestivo

El sistema digestivo, que se extiende desde la boca hasta el ano, es responsable de recibir los alimentos, descomponerlos en nutrientes (un proceso llamado digestión), absorber los nutrientes en el torrente sanguíneo y eliminar las partes no digeribles de los alimentos del cuerpo. El tracto digestivo consta de

El sistema digestivo también incluye órganos que se encuentran fuera del tracto digestivo:

El sistema digestivo a veces se denomina sistema gastrointestinal, pero ninguno de los nombres describe completamente las funciones o componentes del sistema. Los órganos del sistema digestivo también producen factores de coagulación sanguínea y hormonas no relacionadas con la digestión, ayudan a eliminar sustancias tóxicas de la sangre y alteran químicamente (metabolizan) los fármacos.

La cavidad abdominal es el espacio que contiene los órganos digestivos. Está bordeada por la pared abdominal (compuesta por capas de piel, grasa, músculo y tejido conectivo) en el frente, la columna vertebral en la parte posterior, el diafragma en la parte superior y los órganos pélvicos en la parte inferior. Está revestido, al igual que la superficie exterior de los órganos digestivos, por una membrana llamada peritoneo.

Los expertos han reconocido una poderosa conexión entre el sistema digestivo y el cerebro. Por ejemplo, los factores psicológicos influyen en gran medida en las contracciones del intestino, la secreción de enzimas digestivas y otras funciones del sistema digestivo. Incluso la susceptibilidad a las infecciones, que conduce a diversos trastornos del sistema digestivo, está fuertemente influenciada por el cerebro. A su vez, el sistema digestivo influye en el cerebro. Por ejemplo, enfermedades de larga duración o recurrentes como el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa y otras enfermedades dolorosas afectan las emociones, los comportamientos y el funcionamiento diario. Esta asociación bidireccional se ha denominado eje cerebro-intestino.

El envejecimiento también puede afectar el funcionamiento del sistema digestivo (consulte Efectos del envejecimiento en el sistema digestivo).


¿Qué tan compatibles son los sistemas digestivos de los mamíferos? - biología

Fotografía - Imágenes Fotos

ANATOMÍA COMPARATIVA DE VERTEBRADOS

Otra vista del sistema digestivo del tiburón, el hígado grande está a la derecha.

Otra vista del sistema digestivo de los tiburones.

La región fúndica del estómago se abrió para mostrar las arrugas y las papilas esofágicas a la derecha.

Sección abierta del intestino de la válvula espiral

La vesícula biliar es la estructura en forma de saco aplanado y gris.

La glándula rectal (digitiforme) de tiburón está en el extremo derecho y vacía el exceso de sales en el colon.

Vista más cercana de una glándula rectal (digitiforme) de tiburón.

Órganos viscerales de un patinar - The liver is at the top, stomach (long curves down from top right & then up to the left), pyloric sphincter, spiral valve intestine (far left), pancreas (between part of stomach & intestine).

This crop is a large, sac-like structure, with a small cut in it. Above the crop, the esophagus has been pulled to the left & the trachea (with it's cartilaginous rings is on the right.

A close-up look at the stomach with the smaller proventriculus above the cut gizzard.

Small intestines are below & to the left of the gizzard. The pancreas is the tan tissue between the 2 sections of the small intestine on the far left.

Ileocolic cecae are the tiny light tan structures along this part of the digestive tract & mark the boundary between the small intestine & the large intestine (colon).

The gizzard is opened to show it's thick muscular walls, keratinized lining & small gravel that birds swallow to help grind their food.


Carbohidratos

The digestion of carbohydrates begins in the mouth. The salivary enzyme amylase begins the breakdown of food starches into maltose, a disaccharide. As the bolus of food travels through the esophagus to the stomach, no significant digestion of carbohydrates takes place. The esophagus produces no digestive enzymes but does produce mucous for lubrication. The acidic environment in the stomach stops the action of the amylase enzyme.

The next step of carbohydrate digestion takes place in the duodenum. Recall that the chyme from the stomach enters the duodenum and mixes with the digestive secretion from the pancreas, liver, and gallbladder. Pancreatic juices also contain amylase, which continues the breakdown of starch and glycogen into maltose, a disaccharide. The disaccharides are broken down into monosaccharides by enzymes called maltases

, sucrases, and lactases, which are also present in the brush border of the small intestinal wall. Maltase breaks down maltose into glucose. Other disaccharides, such as sucrose and lactose are broken down by sucrase and lactase, respectively. Sucrase breaks down sucrose (or “table sugar”) into glucose and fructose, and lactase breaks down lactose (or “milk sugar”) into glucose and galactose. The monosaccharides (glucose) thus produced are absorbed and then can be used in metabolic pathways to harness energy. The monosaccharides are transported across the intestinal epithelium into the bloodstream to be transported to the different cells in the body. The steps in carbohydrate digestion are summarized in Figure 15.16 and Table 15.5.

Figure 15.16. Digestion of carbohydrates is performed by several enzymes. Starch and glycogen are broken down into glucose by amylase and maltase. Sucrose (table sugar) and lactose (milk sugar) are broken down by sucrase and lactase, respectively.

Table15 .5
Digestion of Carbohydrates
Enzima Produced By Site of Action Substrate Acting On End Products
Salivary amylase Glándulas salivales Boca Polysaccharides (Starch) Disaccharides (maltose), oligosaccharides
Pancreatic amylase Páncreas Intestino delgado Polysaccharides (starch) Disaccharides (maltose), monosaccharides
Oligosaccharidases Lining of the intestine brush border membrane Intestino delgado Disacáridos Monosaccharides (e.g., glucose, fructose, galactose)

Resumen de la sección

Different animals have evolved different types of digestive systems specialized to meet their dietary needs. Humans and many other animals have monogastric digestive systems with a single-chambered stomach. Birds have evolved a digestive system that includes a gizzard where the food is crushed into smaller pieces. This compensates for their inability to masticate. Ruminants that consume large amounts of plant material have a multi-chambered stomach that digests roughage. Pseudo-ruminants have similar digestive processes as ruminants but do not have the four-compartment stomach. Processing food involves ingestion (eating), digestion (mechanical and enzymatic breakdown of large molecules), absorption (cellular uptake of nutrients), and elimination (removal of undigested waste as feces).

Many organs work together to digest food and absorb nutrients. The mouth is the point of ingestion and the location where both mechanical and chemical breakdown of food begins. Saliva contains an enzyme called amylase that breaks down carbohydrates. The food bolus travels through the esophagus by peristaltic movements to the stomach. The stomach has an extremely acidic environment. An enzyme called pepsin digests protein in the stomach. Further digestion and absorption take place in the small intestine. The large intestine reabsorbs water from the undigested food and stores waste until elimination.


Ver el vídeo: Introducción a la fisiología digestiva comparada en los mamíferos en 25 minutos (Enero 2022).