Información

Pequeño bicho en Amman-Jordan


Vi este error muchas veces en mi habitación esta primavera. ¿Alguien puede ayudar a identificarlo?


Aplaudir flexible y arrojar en vuelo de pequeño insecto

De los insectos que han sido filmados en vuelo, los que miden 1 mm de largo o menos a menudo juntan las alas al final de cada movimiento ascendente y las separan al comienzo de cada movimiento descendente. Se cree que este movimiento de `` aplaudir y arrojar '' aumenta las fuerzas de elevación generadas durante el vuelo. Lo que no se ha destacado en trabajos anteriores es que se requieren fuerzas muy grandes para juntar las alas y abrirlas a los bajos números de Reynolds relevantes para estos pequeños insectos. En este artículo, usamos el método de límite sumergido para simular aplausos y lanzamientos en alas rígidas y flexibles. Encontramos que las fuerzas de arrastre generadas durante el lanzamiento con alas rígidas pueden ser hasta 10 veces mayores que las que se producirían sin los efectos de la interacción ala-ala. Como los componentes horizontales de las fuerzas generadas durante el final de la carrera ascendente y el comienzo de la carrera descendente se cancelan como resultado del movimiento de las dos alas, estas fuerzas no pueden usarse para generar empuje. Como resultado, aplaudir y arrojar parece ser bastante ineficaz para los insectos voladores más pequeños. También agregamos flexibilidad a las alas y encontramos que la fuerza de arrastre máxima generada durante el lanzamiento se puede reducir en aproximadamente un 50%. En algunos casos, las fuerzas de elevación netas generadas también mejoran en relación con la carcasa rígida del ala.


Contenido

Los pulgones se distribuyen en todo el mundo, pero son más comunes en las zonas templadas. A diferencia de muchos taxones, la diversidad de especies de áfidos es mucho menor en los trópicos que en las zonas templadas. [2] Pueden migrar grandes distancias, principalmente a través de la dispersión pasiva por los vientos. Los pulgones alados también pueden elevarse durante el día hasta 600 m donde son transportados por fuertes vientos. [3] [4] Por ejemplo, el pulgón de la grosella y la lechuga, Nasonovia ribisnigri, se cree que se extendió desde Nueva Zelanda hasta Tasmania alrededor de 2004 a través de los vientos del este. [5] Los áfidos también se han propagado por el transporte humano de materiales vegetales infestados, lo que hace que algunas especies sean casi cosmopolitas en su distribución. [6]

Historia fósil Editar

Los pulgones y los adelgidos y filoxeranos estrechamente relacionados probablemente evolucionaron a partir de un ancestro común hace unos 280 millones de años, en el período Pérmico Temprano. [8] Probablemente se alimentaban de plantas como Cordaitales o Cycadophyta. Con sus cuerpos blandos, los pulgones no se fosilizan bien, y el fósil más antiguo conocido es de la especie Triassoaphis cubitus del Triásico. [9] Sin embargo, a veces se atascan en los exudados de las plantas que se solidifican en ámbar. En 1967, cuando el profesor Ole Heie escribió su monografía Estudios sobre pulgones fósiles, se han descrito alrededor de sesenta especies de los períodos Triásico, Jurásico, Cretácico y principalmente Terciario, con el ámbar báltico contribuyendo con otras cuarenta especies. [10] El número total de especies fue pequeño, pero aumentó considerablemente con la aparición de las angiospermas hace 160 millones de años, ya que esto permitió que los pulgones se especializaran, la especiación de los pulgones iba de la mano con la diversificación de las plantas con flores. Los primeros pulgones probablemente fueron polífagos y la monofagia se desarrolló más tarde. [11] Se ha planteado la hipótesis de que los antepasados ​​de Adelgidae vivían de coníferas mientras que los de Aphididae se alimentaban de la savia de Podocarpaceae o Araucariaceae que sobrevivieron a extinciones a finales del Cretácico. Órganos como las cornículas no aparecieron hasta el período Cretácico. [8] [12] Un estudio sugiere alternativamente que los pulgones ancestrales pueden haber vivido en la corteza de las angiospermas y que alimentarse de las hojas puede ser un rasgo derivado. Los Lachninae tienen bocas largas que son adecuadas para vivir en la corteza y se ha sugerido que el antepasado del Cretácico medio se alimentaba de la corteza de los árboles de angiospermas, cambiando a hojas de hospedadores de coníferas en el Cretácico tardío. [13] Los Phylloxeridae bien pueden ser la familia más antigua que aún existe, pero su registro fósil se limita al Mioceno Inferior. Paleoofiloxera. [14]

Taxonomía Editar

La reclasificación de finales del siglo XX dentro de Hemiptera redujo el antiguo taxón "Homoptera" a dos subórdenes: Sternorrhyncha (pulgones, moscas blancas, escamas, psílidos, etc.) y Auchenorrhyncha (cigarras, chicharritas, chicharritas, chicharritas, etc.) con el suborden Heteroptera. que contiene un gran grupo de insectos conocidos como los verdaderos bichos. El infraorden Aphidomorpha dentro de Sternorrhyncha varía con la circunscripción con varios grupos fósiles que son especialmente difíciles de ubicar, pero incluye Adelgoidea, Aphidoidea y Phylloxeroidea. [15] Algunos autores usan una sola superfamilia Aphidoidea dentro de la cual también se incluyen Phylloxeridae y Adelgidae, mientras que otros tienen Aphidoidea con una superfamilia hermana Phylloxeroidea dentro de la cual se ubican Adelgidae y Phylloxeridae. [16] Las reclasificaciones de principios del siglo XXI reorganizaron sustancialmente las familias dentro de Aphidoidea: algunas familias antiguas se redujeron al rango de subfamilia (p.ej., Eriosomatidae), y muchas subfamilias antiguas fueron elevadas al rango familiar. Las clasificaciones autorizadas más recientes tienen tres superfamilias Adelgoidea, Phylloxeroidea y Aphidoidea. El Aphidoidea incluye una sola gran familia Aphididae que incluye todos los

Filogenia Editar

Edición externa

Los pulgones, los adelgidos y los filoxéridos están estrechamente relacionados y todos se encuentran dentro del suborden Sternorrhyncha, los insectos chupadores de plantas. Se colocan en la superfamilia de insectos Aphidoidea [18] o en la superfamilia Phylloxeroidea que contiene la familia Adelgidae y la familia Phylloxeridae. [11] Al igual que los pulgones, la filoxera se alimenta de las raíces, hojas y brotes de las plantas de vid, pero a diferencia de los pulgones, no producen secreciones de melaza o cornícula. [19] Filoxera (Daktulosphaira vitifoliae) son insectos que causaron la gran plaga del vino francés que devastó la viticultura europea en el siglo XIX. De manera similar, los adelgidos o pulgones de las coníferas lanudas también se alimentan del floema de las plantas y, a veces, se describen como pulgones, pero se clasifican más adecuadamente como insectos similares a los pulgones, porque no tienen cauda ni cornículas. [20]

El tratamiento de los grupos, especialmente en lo que respecta a los grupos fósiles, varía mucho debido a las dificultades para resolver las relaciones. La mayoría de los tratamientos modernos incluyen las tres superfamilias, Adelogidea, Aphidoidea y Phylloxeroidea dentro del infraorden Aphidomorpha junto con varios grupos fósiles [21], pero otros tratamientos tienen Aphidomorpha que contiene Aphidoidea con las familias Aphididae, Phylloxeridae y Adelgidae o Aphidomorpha con Aphidomorpha dos superfamilias, Aphidoidea y Phylloxeroidea, la última conteniendo Phylloxeridae y Adelgidae. El árbol filogenético de Sternorrhyncha se infiere del análisis de ARN ribosómico de subunidad pequeña (18S). [22]

Edición interna

El árbol filogenético, basado en Papasotiropoulos 2013 y Kim 2011, con adiciones de Ortiz-Rivas y Martinez-Torres 2009, muestra la filogenia interna de Aphididae. [23] [24] [25]

Se ha sugerido que la filogenia de los grupos de áfidos podría revelarse al examinar la filogenia de sus endosimbiontes bacterianos, especialmente el endosimbionte obligado. Buchnera. Los resultados dependen de la suposición de que los simbiontes se transmiten estrictamente verticalmente a través de las generaciones. Esta suposición está bien respaldada por la evidencia, y se han sugerido varias relaciones filogenéticas sobre la base de estudios de endosimbiontes. [26] [27] [28]

La mayoría de los pulgones tienen cuerpos blandos, que pueden ser verdes, negros, marrones, rosados ​​o casi incoloros. Los pulgones tienen antenas con dos segmentos basales cortos y anchos y hasta cuatro segmentos terminales delgados. Tienen un par de ojos compuestos, con un tubérculo ocular detrás y encima de cada ojo, formado por tres lentes (llamados triommatidia). [11] Se alimentan de savia utilizando aparatos bucales chupadores llamados estiletes, encerrados en una vaina llamada tribuna, que se forma a partir de modificaciones de la mandíbula y el maxilar de los aparatos bucales de los insectos. [29]

Tienen patas largas y delgadas con tarsos de dos articulaciones y dos garras. La mayoría de los pulgones no tienen alas, pero las formas aladas se producen en ciertas épocas del año en muchas especies. La mayoría de los pulgones tienen un par de cornículas (sifúnculos), tubos abdominales en la superficie dorsal de su quinto segmento abdominal, a través de los cuales exudan gotitas de un líquido defensivo de endurecimiento rápido [29] que contiene triacilgliceroles, llamado cera de cornícula. Algunas especies también pueden producir otros compuestos defensivos. [20] Los pulgones tienen una protuberancia en forma de cola llamada cauda sobre sus aberturas rectales. [11] [30]

Cuando la calidad de la planta hospedante se vuelve mala o las condiciones se vuelven superpobladas, algunas especies de áfidos producen crías aladas (alados) que pueden dispersarse a otras fuentes de alimento. Las piezas bucales o los ojos pueden ser pequeños o faltar en algunas especies y formas. [20]

Muchas especies de pulgones son monófagas (es decir, se alimentan de una sola especie vegetal). Otros, como el pulgón verde del melocotonero, se alimentan de cientos de especies de plantas de muchas familias. Aproximadamente el 10% de las especies se alimentan de diferentes plantas en diferentes épocas del año. [31]

Un adulto alado elige una nueva planta huésped mediante el uso de señales visuales, seguido de olfato con las antenas si la planta huele bien, la siguiente acción es sondear la superficie al aterrizar. Se inserta el estilete y se secreta saliva, se toma una muestra de la savia, se puede probar el xilema y finalmente se prueba el floema. La saliva de los áfidos puede inhibir los mecanismos de sellado del floema y tiene pectinasas que facilitan la penetración. [32] Las plantas no hospedantes pueden rechazarse en cualquier etapa de la sonda, pero la transferencia de virus se produce al principio del proceso de investigación, en el momento de la introducción de la saliva, por lo que las plantas no hospedantes pueden infectarse. [31]

Los pulgones generalmente se alimentan pasivamente de la savia de los vasos del floema en las plantas, al igual que muchos otros hemípteros, como los insectos escamosos y las cigarras. Una vez que se perfora un vaso de floema, la savia, que está bajo presión, se introduce en el canal alimentario del pulgón. Ocasionalmente, los pulgones también ingieren la savia del xilema, que es una dieta más diluida que la savia del floema, ya que las concentraciones de azúcares y aminoácidos son el 1% de las del floema. [33] [34] La savia del xilema se encuentra bajo presión hidrostática negativa y requiere succión activa, lo que sugiere un papel importante en la fisiología del pulgón. [35] Como se ha observado la ingestión de savia de xilema después de un período de deshidratación, se cree que los pulgones consumen savia de xilema para reponer el equilibrio hídrico del consumo de la savia diluida de xilema que permite que los pulgones se rehidraten. [36] Sin embargo, datos recientes mostraron que los pulgones consumen más savia de xilema de lo esperado y lo hacen notablemente cuando no están deshidratados y cuando su fecundidad disminuye. Esto sugiere que los pulgones y, potencialmente, todas las especies que se alimentan de savia de floema del orden Hemiptera, consumen savia de xilema por razones distintas a la reposición del equilibrio hídrico. [37] Aunque los pulgones absorben pasivamente la savia del floema, que está bajo presión, también pueden extraer líquido a presión atmosférica o negativa mediante el mecanismo de bomba cibarial-faríngea presente en su cabeza. [38]

El consumo de savia de xilema puede estar relacionado con la osmorregulación. [37] La ​​alta presión osmótica en el estómago, causada por una alta concentración de sacarosa, puede conducir a la transferencia de agua de la hemolinfa al estómago, lo que resulta en estrés hiperosmótico y eventualmente en la muerte del insecto. Los pulgones evitan este destino mediante la osmorregulación a través de varios procesos. La concentración de sacarosa se reduce directamente asimilando sacarosa hacia el metabolismo y sintetizando oligosacáridos a partir de varias moléculas de sacarosa, reduciendo así la concentración de soluto y consecuentemente la presión osmótica. [39] [40] Los oligosacáridos luego se excretan a través de la melaza, lo que explica sus altas concentraciones de azúcar, que luego pueden ser utilizadas por otros animales como las hormigas. Además, el agua se transfiere desde el intestino posterior, donde la presión osmótica ya se ha reducido, al estómago para diluir el contenido del estómago. [41] Con el tiempo, los pulgones consumen savia de xilema para diluir la presión osmótica del estómago. [37] Todos estos procesos funcionan sinérgicamente y permiten que los pulgones se alimenten de la savia de las plantas con una alta concentración de sacarosa, así como que se adapten a concentraciones variables de sacarosa. [37]

La savia vegetal es una dieta desequilibrada para los pulgones, ya que carece de aminoácidos esenciales, que los pulgones, como todos los animales, no pueden sintetizar, y posee una alta presión osmótica debido a su alta concentración de sacarosa. [34] [42] Los aminoácidos esenciales son proporcionados a los pulgones por endosimbiontes bacterianos, alojados en células especiales, bacteriocitos. [43] Estos simbiontes reciclan el glutamato, un desperdicio metabólico de su anfitrión, en aminoácidos esenciales. [44] [45]

Algunas especies de pulgones han adquirido la capacidad de sintetizar carotenoides rojos mediante la transferencia horizontal de genes de hongos. [46] Son los únicos animales además de la araña roja de dos manchas y el avispón oriental con esta capacidad. [47] Usando sus carotenoides, los pulgones pueden absorber energía solar y convertirla en una forma que sus células pueden usar, ATP. Este es el único ejemplo conocido de fotoheterotrofia en animales. Los pigmentos de caroteno en los pulgones forman una capa cerca de la superficie de la cutícula, idealmente colocada para absorber la luz solar. Los carotenoides excitados parecen reducir el NAD a NADH, que se oxida en las mitocondrias para obtener energía. [48]

La estrategia reproductiva más simple es que un pulgón tenga un solo huésped durante todo el año. En este, puede alternar entre generaciones sexuales y asexuales (holocíclico) o, alternativamente, todas las crías pueden ser producidas por partenogénesis, sin que nunca se pongan huevos (anholocíclico). Algunas especies pueden tener poblaciones tanto holocíclicas como anholocíclicas en diferentes circunstancias, pero ninguna especie de pulgón conocida se reproduce únicamente por medios sexuales. [50] La alternancia de generaciones sexuales y asexuales puede haber evolucionado repetidamente. [51]

Sin embargo, la reproducción del pulgón es a menudo más compleja que esto e implica la migración entre diferentes plantas hospedantes. En aproximadamente el 10% de las especies, hay una alternancia entre plantas leñosas (hospedadores primarios) en las que los pulgones hibernan y plantas hospedadoras herbáceas (secundarias), donde se reproducen abundantemente en el verano. [20] [50] Algunas especies pueden producir una casta de soldados, otras especies muestran polifenismo extenso bajo diferentes condiciones ambientales y algunas pueden controlar la proporción de sexos de su descendencia dependiendo de factores externos. [52]

Cuando se usa una estrategia reproductiva sofisticada típica, solo las hembras están presentes en la población al comienzo del ciclo estacional (aunque se ha encontrado que algunas especies de pulgones tienen ambos sexos, macho y hembra en este momento). Los huevos que hibernan y que eclosionan en la primavera dan como resultado hembras, llamadas fundatrices (madres del tallo). La reproducción típicamente no involucra a los machos (partenogénesis) y resulta en un nacimiento vivo (viviparidad). [53] Las crías vivas son producidas por la viviparidad pseudoplacentaria, que es el desarrollo de huevos, deficientes en la yema, los embriones alimentados por un tejido que actúa como placenta. Las crías emergen de la madre poco después de la eclosión. [54]

Los huevos se producen partenogenéticamente sin meiosis [55] [53] y la descendencia es clonal a su madre, por lo que todas son hembras (thelytoky). [11] [54] Los embriones se desarrollan dentro de los ovarioles de las madres, que luego dan a luz a ninfas hembras de primer estadio vivas (ya eclosionadas). A medida que los huevos comienzan a desarrollarse inmediatamente después de la ovulación, una hembra adulta puede albergar ninfas hembras en desarrollo que ya tienen embriones en desarrollo partenogenético en su interior (es decir, nacen embarazadas). Este telescopio de generaciones permite que los pulgones aumenten en número con gran rapidez. La descendencia se parece a su padre en todos los aspectos excepto en el tamaño. Por lo tanto, la dieta de una mujer puede afectar el tamaño corporal y la tasa de natalidad de más de dos generaciones (hijas y nietas). [11] [56] [57]

Este proceso se repite durante todo el verano, produciendo múltiples generaciones que típicamente viven de 20 a 40 días. Por ejemplo, algunas especies de pulgones de la col (como Brevicoryne brassicae) puede producir hasta 41 generaciones de hembras en una temporada. Por lo tanto, una hembra nacida en primavera puede, teóricamente, producir miles de millones de descendientes, si todos sobrevivieran. [58]

En otoño, los pulgones se reproducen sexualmente y ponen huevos. Los factores ambientales, como un cambio en el fotoperiodo y la temperatura, o tal vez una menor cantidad o calidad de los alimentos, hacen que las hembras produzcan partenogenéticamente hembras y machos sexuales. [55] Los machos son genéticamente idénticos a sus madres excepto que, con el sistema de determinación del sexo X0 de los pulgones, tienen un cromosoma sexual menos. [55] Estos pulgones sexuales pueden carecer de alas o incluso de piezas bucales. [20] Las hembras y los machos sexuales se aparean y las hembras ponen huevos que se desarrollan fuera de la madre. Los huevos sobreviven al invierno y eclosionan en hembras aladas (alate) o sin alas en la primavera siguiente. Esto ocurre, por ejemplo, en el ciclo de vida del pulgón de la rosa (Macrosiphum rosae), que puede considerarse típico de la familia. Sin embargo, en ambientes cálidos, como en los trópicos o en un invernadero, los pulgones pueden seguir reproduciéndose asexualmente durante muchos años. [29]

Los pulgones que se reproducen asexualmente por partenogénesis pueden tener una descendencia femenina genéticamente idéntica con alas y sin alas. El control es complejo, algunos pulgones alternan durante sus ciclos de vida entre el control genético (polimorfismo) y el control ambiental (polifenismo) de la producción de formas aladas o sin alas. [59] La progenie alada tiende a producirse más abundantemente en condiciones desfavorables o estresantes. Algunas especies producen una progenie alada en respuesta a la baja calidad o cantidad de alimentos. p.ej. cuando una planta huésped comienza a envejecer. [60] Las hembras aladas migran para comenzar nuevas colonias en una nueva planta huésped. Por ejemplo, el pulgón de la manzana (Aphis pomi), luego de producir muchas generaciones de hembras sin alas da lugar a formas aladas que vuelan a otras ramas o árboles de su típica planta alimenticia. [61] Los áfidos que son atacados por mariquitas, crisopas, avispas parasitoides u otros depredadores pueden cambiar la dinámica de la producción de su progenie. Cuando los pulgones son atacados por estos depredadores, las cornículas liberan feromonas de alarma, en particular beta-farneseno. Estas feromonas de alarma causan varias modificaciones de comportamiento que, dependiendo de la especie de pulgón, pueden incluir alejarse y dejar caer la planta huésped. Además, la percepción de feromonas de alarma puede inducir a los pulgones a producir una progenie alada que puede abandonar la planta huésped en busca de un sitio de alimentación más seguro. [62] Las infecciones virales, que pueden ser extremadamente dañinas para los pulgones, también pueden conducir a la producción de crías aladas. [63] Por ejemplo, Densovirus La infección tiene un impacto negativo en el pulgón rosado de la manzana (Dysaphis plantaginea) reproducción, pero contribuye al desarrollo de pulgones con alas, que pueden transmitir el virus más fácilmente a nuevas plantas hospedantes. [64] Además, las bacterias simbióticas que viven dentro de los pulgones también pueden alterar las estrategias reproductivas de los pulgones en función de la exposición a factores ambientales estresantes. [sesenta y cinco]

En otoño, las especies de áfidos que alternan hospederos (heteroicas) producen una generación alada especial que vuela a diferentes plantas hospedadoras durante la parte sexual del ciclo de vida. Se producen y ponen huevos hembras y machos no voladores. [66] Algunas especies como Aphis fabae (pulgón del frijol negro), Metopolophium dirhodum (pulgón del grano de rosa), Myzus persicae (pulgón melocotón-patata), y Rhopalosiphum padi (pulgón de avena) son plagas graves. Hibernan en huéspedes primarios en árboles o arbustos en verano, migran a su huésped secundario en una planta herbácea, a menudo un cultivo, luego los gynoparae regresan al árbol en otoño. Otro ejemplo es el pulgón de la soja (Glicinas Aphis). A medida que se acerca el otoño, las plantas de soja comienzan a envejecer de abajo hacia arriba. Los pulgones son forzados hacia arriba y comienzan a producir formas aladas, primero hembras y luego machos, que vuelan hacia el hospedador principal, el espino amarillo. Aquí se aparean e hibernan como huevos. [49]

Mutualismo de hormigas Editar

Algunas especies de hormigas cultivan pulgones, protegiéndolos de las plantas donde se alimentan y consumiendo la melaza que liberan los pulgones de las terminaciones de sus canales alimenticios. Esta es una relación mutualista, con estas hormigas lecheras ordeñando los pulgones acariciándolos con sus antenas. [b] [67] Aunque mutualista, el comportamiento de alimentación de los pulgones se ve alterado por la asistencia de las hormigas. Los pulgones atendidos por hormigas tienden a incrementar la producción de melaza en gotas más pequeñas con una mayor concentración de aminoácidos. [68]

Algunas especies de hormigas agrícolas recolectan y almacenan los huevos de pulgón en sus nidos durante el invierno. En la primavera, las hormigas llevan a los pulgones recién nacidos de regreso a las plantas. Algunas especies de hormigas lecheras (como la hormiga de prado amarilla europea, Lasius flavus) [69] manejan grandes manadas de pulgones que se alimentan de raíces de plantas en la colonia de hormigas. Las reinas que se van para comenzar una nueva colonia toman un huevo de pulgón para fundar una nueva manada de pulgones subterráneos en la nueva colonia. Estas hormigas granjeras protegen a los pulgones combatiendo a los depredadores de pulgones. [67]

Una variación interesante en las relaciones hormiga-pulgón involucra a las mariposas licenidas y Myrmica hormigas Por ejemplo, Niphanda fusca las mariposas ponen huevos en plantas donde las hormigas cuidan manadas de pulgones. Los huevos eclosionan como orugas que se alimentan de los pulgones. Las hormigas no defienden a los pulgones de las orugas, ya que las orugas producen una feromona que engaña a las hormigas para que las traten como hormigas y las lleven a su nido. Una vez allí, las hormigas alimentan a las orugas, que a cambio producen melaza para las hormigas. Cuando las orugas alcanzan su tamaño completo, se arrastran hasta la entrada de la colonia y forman capullos. Después de dos semanas, las mariposas adultas emergen y emprenden el vuelo. En este punto, las hormigas atacan a las mariposas, pero las mariposas tienen una sustancia pegajosa similar a la lana en sus alas que desactiva las mandíbulas de las hormigas, permitiendo que las mariposas vuelen sin ser dañadas. [70] Algunas abejas de los bosques de coníferas recolectan melaza de pulgón para producir miel de bosque. [29]

Otro pulgón que imita a las hormigas, Paracletus cimiciformis (Eriosomatinae), ha desarrollado una compleja estrategia doble que involucra dos morfos del mismo clon y Tetramorium hormigas Los pulgones de la forma redonda hacen que las hormigas los cultiven, como ocurre con muchos otros pulgones. Los áfidos de morfo plano son imitadores agresivos con una estrategia de "lobo con piel de oveja": tienen hidrocarburos en su cutícula que imitan a los de las hormigas, y las hormigas los llevan a la cámara de cría del nido de hormigas y los crían como larvas de hormigas. . Una vez allí, los áfidos de morfo plano se comportan como depredadores, bebiendo los fluidos corporales de las larvas de hormigas. [71]

Endosimbiosis bacteriana Editar

La endosimbiosis con microorganismos es común en los insectos, y más del 10% de las especies de insectos dependen de las bacterias intracelulares para su desarrollo y supervivencia. [72] Los pulgones albergan una simbiosis obligada transmitida verticalmente (de padres a hijos) con Buchnera aphidicola, el simbionte primario, dentro de células especializadas, los bacteriocitos. [73] Cinco de los genes de las bacterias se han transferido al núcleo del pulgón. [74] Se estima que la asociación original puede haber ocurrido en un ancestro común hace 280 a 160 millones de años y permitió a los pulgones explotar un nuevo nicho ecológico, alimentándose de la savia del floema de las plantas vasculares. B. aphidicola proporciona a su huésped aminoácidos esenciales, que están presentes en bajas concentraciones en la savia de las plantas. [75] Los metabolitos de los endosimbiontes también se excretan en la melaza. [76] Las condiciones intracelulares estables, así como el efecto de cuello de botella experimentado durante la transmisión de algunas bacterias de la madre a cada ninfa, aumentan la probabilidad de transmisión de mutaciones y deleciones de genes. [77] [78] Como resultado, el tamaño del B. aphidicola el genoma está muy reducido, en comparación con su antepasado putativo. [79] A pesar de la aparente pérdida de factores de transcripción en el genoma reducido, la expresión génica está altamente regulada, como lo demuestra la variación de diez veces en los niveles de expresión entre diferentes genes en condiciones normales. [80] Buchnera aphidicola Se cree que la transcripción de genes, aunque no se comprende bien, está regulada por un pequeño número de reguladores transcripcionales globales y / o mediante el suministro de nutrientes del huésped del pulgón. [81]

Algunas colonias de pulgones también albergan simbiontes bacterianos secundarios o facultativos (extra opcional). Estos se transmiten verticalmente y, a veces, también horizontalmente (de un linaje a otro y posiblemente de una especie a otra). [82] [83] Hasta ahora, se ha descrito el papel de solo algunos de los simbiontes secundarios Regiella insecticola juega un papel en la definición del rango de plantas hospedantes, [84] [85] Hamiltonella defensa proporciona resistencia a los parasitoides pero solo cuando a su vez está infectado por el bacteriófago APSE, [86] [87] y Serratia symbiotica previene los efectos nocivos del calor. [88]

Depredadores Editar

Los pulgones son devorados por muchos depredadores de aves e insectos. En un estudio en una granja en Carolina del Norte, seis especies de aves paseriformes consumieron casi un millón de pulgones por día entre ellas, siendo los principales depredadores el jilguero americano, con los pulgones que constituyen el 83% de su dieta, y el gorrión víspera. [89] Los insectos que atacan a los pulgones incluyen los adultos y las larvas de las mariquitas depredadoras, las larvas de mosca flotante, las avispas parásitas, las larvas del mosquito del pulgón, los "pulgones leones" (las larvas de las crisopas verdes) y los arácnidos como las arañas. Entre mariquitas Myzia oblongoguttata es un especialista en dietética que solo se alimenta de pulgones de coníferas, mientras que Adalia bipunctata y Coccinella septempunctata son generalistas, se alimentan de un gran número de especies. Los huevos se ponen en lotes, cada hembra pone varios cientos. Las moscas flotantes hembras ponen varios miles de huevos. Los adultos se alimentan de polen y néctar, pero las larvas se alimentan vorazmente de pulgones. Eupeodes corollae ajusta el número de huevos puestos al tamaño de la colonia de pulgones. [90]

Los pulgones a menudo están infectados por bacterias, virus y hongos. Se ven afectados por el clima, como las precipitaciones, [91] la temperatura [92] y el viento. [93] Los hongos que atacan a los pulgones incluyen Neozygites fresenii, Entomophthora, Beauveria bassiana, Metarhizium anisopliae, y hongos entomopatógenos como Lecanicillium lecanii. Los pulgones rozan las esporas microscópicas. Estos se adhieren al pulgón, germinan y penetran en la piel del pulgón. El hongo crece en la hemolinfa del pulgón. Después de unos tres días, el pulgón muere y el hongo libera más esporas al aire. Los pulgones infectados se cubren con una masa lanuda que progresivamente se vuelve más gruesa hasta que el pulgón se oscurece. A menudo, el hongo visible no es el que mató al pulgón, sino una infección secundaria. [91]

Los pulgones pueden morir fácilmente por el clima desfavorable, como las heladas de finales de primavera. [94] El calor excesivo mata las bacterias simbióticas de las que dependen algunos pulgones, lo que hace que los pulgones sean infértiles. [95] La lluvia evita que los pulgones alados se dispersen y los derriba de las plantas y, por lo tanto, los mata por el impacto o por inanición, [91] [96] [97] pero no se puede confiar en ella para el control de los pulgones. [98]

Defensas anti-depredadores Editar

La mayoría de los pulgones tienen poca protección contra los depredadores. Algunas especies interactúan con los tejidos vegetales formando agallas, una hinchazón anormal del tejido vegetal. Los pulgones pueden vivir dentro de la hiel, lo que brinda protección contra los depredadores y los elementos. Se sabe que varias especies de áfidos irritantes producen formas especializadas de "soldado", ninfas estériles con características defensivas que defienden la agalla de la invasión. [29] [99] [100] Por ejemplo, los pulgones cornudos de Alejandro son un tipo de pulgón soldado que tiene un exoesqueleto duro y piezas bucales en forma de pinza. [70]: 144 Un pulgón lanudo, Colophina clematis, tiene larvas de "soldado" de primer estadio que protegen la colonia de pulgones, matando las larvas de mariquitas, moscas flotantes y la chinche de las flores Anthocoris nemoralis trepando sobre ellos e insertando sus estiletes. [101]

Aunque los pulgones no pueden volar durante la mayor parte de su ciclo de vida, pueden escapar de los depredadores y de la ingestión accidental de herbívoros al dejar caer la planta al suelo. [102] Otras especies utilizan el suelo como protección permanente, se alimentan de los sistemas vasculares de las raíces y permanecen bajo tierra toda su vida. A menudo son atendidos por hormigas, por la melaza que producen y son transportados de planta en planta por las hormigas a través de sus túneles. [89]

Algunas especies de pulgón, conocidas como "pulgones lanudos" (Eriosomatinae), excretan una "capa de cera esponjosa" para su protección. [29] El pulgón de la col, Brevicoryne brassicae, secuestra metabolitos secundarios de su huésped, los almacena y libera sustancias químicas que producen una reacción química violenta y un fuerte olor a aceite de mostaza para repeler a los depredadores. [103] Se cree que los péptidos producidos por los pulgones, las taumatinas, les proporcionan resistencia a algunos hongos. [104]

Hubo un tiempo en que era común sugerir que las cornículas eran la fuente de la melaza, y esto incluso se incluyó en el Diccionario Oxford Inglés más corto [105] y la edición de 2008 de la Enciclopedia mundial del libro. [106] De hecho, las secreciones de melaza se producen en el ano del pulgón, [107] mientras que las cornículas producen principalmente sustancias químicas defensivas como ceras. También hay evidencia de que la cera de cornicle atrae a los depredadores de pulgones en algunos casos. [108]

Algunos clones de Aphis craccivora son suficientemente tóxicos para la mariquita depredadora invasora y dominante Harmonia axyridis para suprimirlo localmente, favoreciendo a otras especies de mariquitas, la toxicidad es en este caso muy específica de la especie depredadora dominante. [109]

Parasitoides Editar

Los pulgones son abundantes y diseminados, y sirven como hospedadores de una gran cantidad de parasitoides, muchos de los cuales son avispas parasitoides muy pequeñas (aproximadamente 0,1 pulgadas (2,5 mm) de largo). [110] Una especie, Aphis ruborum, por ejemplo, alberga al menos 12 especies de avispas parasitoides. [111] Los parasitoides se han investigado intensamente como agentes de control biológico y muchos se utilizan comercialmente para este propósito. [112]

Interacciones planta-pulgón Editar

Las plantas montan defensas locales y sistémicas contra el ataque de los pulgones. Las hojas jóvenes de algunas plantas contienen sustancias químicas que desalientan el ataque, mientras que las hojas más viejas han perdido esta resistencia, mientras que en otras especies de plantas, la resistencia la adquieren los tejidos más viejos y los brotes jóvenes son vulnerables. Se ha demostrado que los productos volátiles de las cebollas intercaladas previenen el ataque de áfidos en las plantas de papa adyacentes al fomentar la producción de terpenoides, un beneficio explotado en la práctica tradicional de la siembra complementaria, mientras que las plantas vecinas a las plantas infestadas mostraron un mayor crecimiento de las raíces a expensas de la extensión de partes aéreas. [31] La patata silvestre, Solanum berthaultii, produce una feromona de alarma para los pulgones, (E) -β-farneseno, como alomona, una feromona para prevenir los ataques que repele eficazmente los pulgones Myzus persicae en un rango de hasta 3 milímetros. [113] S. berthaultii y otras especies de patatas silvestres tienen una defensa adicional contra los pulgones en forma de pelos glandulares que, al romperse por los pulgones, descargan un líquido pegajoso que puede inmovilizar alrededor del 30% de los pulgones que infestan una planta. [114]

Las plantas que presentan daño por pulgón pueden tener una variedad de síntomas, como tasas de crecimiento disminuidas, hojas moteadas, amarillamiento, crecimiento atrofiado, hojas rizadas, pardeamiento, marchitamiento, bajos rendimientos y muerte. La eliminación de la savia crea una falta de vigor en la planta y la saliva del pulgón es tóxica para las plantas. Los pulgones transmiten con frecuencia virus de plantas a sus huéspedes, como patatas, cereales, remolacha azucarera y plantas de cítricos. [29] El pulgón verde del melocotonero, Myzus persicae, es un vector de más de 110 virus vegetales. Cotton aphids (Aphis gossypii) often infect sugarcane, papaya and peanuts with viruses. [20] In plants which produce the phytoestrogen coumestrol, such as alfalfa, damage by aphids is linked with higher concentrations of coumestrol. [115]

The coating of plants with honeydew can contribute to the spread of fungi which can damage plants. [116] [117] Honeydew produced by aphids has been observed to reduce the effectiveness of fungicides as well. [118]

A hypothesis that insect feeding may improve plant fitness was floated in the mid-1970s by Owen and Wiegert. It was felt that the excess honeydew would nourish soil micro-organisms, including nitrogen fixers. In a nitrogen-poor environment, this could provide an advantage to an infested plant over an uninfested plant. However, this does not appear to be supported by observational evidence. [119]

Some aphids show some of the traits of eusociality, joining insects such as ants, bees, and termites. However, there are differences between these sexual social insects and the clonal aphids, which are all descended from a single female parthenogenetically and share an identical genome. About fifty species of aphid, scattered among the closely related, host-alternating lineages Eriosomatinae and Hormaphidinae, have some type of defensive morph. These are gall-creating species, with the colony living and feeding inside a gall that they form in the host's tissues. Among the clonal population of these aphids, there may be several distinct morphs and this lays the foundation for a possible specialization of function, in this case, a defensive caste. The soldier morphs are mostly first and second instars with the third instar being involved in Eriosoma moriokense and only in Smythurodes betae are adult soldiers known. The hind legs of soldiers are clawed, heavily sclerotized and the stylets are robust making it possible to rupture and crush small predators. [120] The larval soldiers are altruistic individuals, unable to advance to breeding adults but acting permanently in the interests of the colony. Another requirement for the development of sociality is provided by the gall, a colonial home to be defended by the soldiers. [121]

The soldiers of gall-forming aphids also carry out the job of cleaning the gall. The honeydew secreted by the aphids is coated in a powdery wax to form "liquid marbles" [122] that the soldiers roll out of the gall through small orifices. [100] Aphids that form closed galls use the plant's vascular system for their plumbing: the inner surfaces of the galls are highly absorbent and wastes are absorbed and carried away by the plant. [100]

Pest status Edit

About 5000 species of aphid have been described and of these, some 450 species have colonized food and fiber crops. As direct feeders on plant sap, they damage crops and reduce yields, but they have a greater impact by being vectors of plant viruses. The transmission of these viruses depends on the movements of aphids between different parts of a plant, between nearby plants, and further afield. In this respect, the probing behavior of an aphid tasting a host is more damaging than lengthy aphid feeding and reproduction by stay-put individuals. The movement of aphids influences the timing of virus epidemics. [123]

Aphids, especially during large outbreaks, have been known to trigger allergic inhalant reactions in sensitive humans. [124]

Dispersal can be by walking or flight, appetitive dispersal, or by migration. Winged aphids are weak fliers, lose their wings after a few days and only fly by day. Dispersal by flight is affected by the impact, air currents, gravity, precipitation, and other factors, or dispersal may be accidental, caused by the movement of plant materials, animals, farm machinery, vehicles, or aircraft. [123]

Control Editar

Insecticide control of aphids is difficult, as they breed rapidly, so even small areas missed may enable the population to recover promptly. Aphids may occupy the undersides of leaves where spray misses them, while systemic insecticides do not move satisfactorily into flower petals. Finally, some aphid species are resistant to common insecticide classes including carbamates, organophosphates, and pyrethroids. [125]

For small backyard infestations, spraying plants thoroughly with a strong water jet every few days may be sufficient protection. An insecticidal soap solution can be an effective household remedy to control aphids, but it only kills aphids on contact and has no residual effect. Soap spray may damage plants, especially at higher concentrations or at temperatures above 32 °C (90 °F) some plant species are sensitive to soap sprays. [112] [126] [127]

Aphid populations can be sampled using yellow-pan or Moericke traps. These are yellow containers with water that attract aphids. [128] Aphids respond positively to green and their attraction to yellow may not be a true colour preference but related to brightness. Their visual receptors peak in sensitivity from 440 to 480 nm and are insensitive in the red region. Moericke found that aphids avoided landing on white coverings placed on soil and were repelled even more by shiny aluminium surfaces. [129] Integrated pest management of various species of aphids can be achieved using biological insecticides based on fungi such as Lecanicillium lecanii, Beauveria bassiana o Isaria fumosorosea. [130] Fungi are the main pathogens of aphids Entomophthorales can quickly cut aphid numbers in nature. [131]

Aphids may also be controlled by the release of natural enemies, in particular lady beetles and parasitoid wasps. However, since adult lady beetles tend to fly away within 48 hours after release, without laying eggs, repeated applications of large numbers of lady beetles are needed to be effective. For example, one large, heavily infested rose bush may take two applications of 1500 beetles each. [112] [132]

The ability to produce allomones such as farnesene to repel and disperse aphids and to attract their predators has been experimentally transferred to transgenic Arabidopsis thaliana plants using an Eβf synthase gene in the hope that the approach could protect transgenic crops. [133] Eβ farnesene has however found to be ineffective in crop situations although stabler synthetic forms help improve the effectiveness of control using fungal spores and insecticides through increased uptake caused by movements of aphids. [134]

In human culture Edit

Aphids are familiar to farmers and gardeners, mainly as pests. Peter Marren and Richard Mabey record that Gilbert White described an invading "army" of black aphids that arrived in his village of Selborne, Hampshire, England, in August 1774 in "great clouds", covering every plant, while in the unusually hot summer of 1783, White found that honeydew was so abundant as to "deface and destroy the beauties of my garden", though he thought the aphids were consuming rather than producing it. [135]

Infestation of the Chinese sumac (Rhus chinensis) by Chinese sumac aphids (Schlechtendalia chinensis) can create "Chinese galls" which are valued as a commercial product. As "Galla Chinensis", they are used in traditional Chinese medicine to treat coughs, diarrhoea, night sweats, dysentery and to stop intestinal and uterine bleeding. Chinese galls are also an important source of tannins. [29]


A tiny insect called the hemlock woolly adelgid is threatening the sustainability of the eastern hemlock in the United States. These insects are native to Japan and were introduced to the United States through vehicles carrying wood boxes. The invasive species in this scenario was introduced to the United States through which pathway?

For the students to answer the different set of questions, related to various subjects it is always better to concentrate on the factual and data knowledge, that helps them to cover the required topics.

In order to make sure, that they can understand the whole unit and the curriculum offered to them by their schools and institutions in the maximum possible manner.

Accidental transport of invasive species refers to their unintentional introduction with some other objects or living things. According to the given information, hemlock woolly adelgid was introduced in United States through vehicles carrying wood boxes. Here, vehicles were not contaminated with the insects but the boxes were. Hence, it is an example of accidental transport.


RoboBees: Autonomous Flying Microrobots

All areas for the use of RoboBees are available for licensing. Please contact us to learn more.

Want to license this technology?

All areas for the use of RoboBees are available for licensing. Please contact us to learn more.

Credit: Wyss Institute at Harvard University

Inspired by the biology of a bee, researchers at the Wyss Institute are developing RoboBees, manmade systems that could perform myriad roles in agriculture or disaster relief. A RoboBee measures about half the size of a paper clip, weighs less that one-tenth of a gram, and flies using “artificial muscles” compromised of materials that contract when a voltage is applied. Additional modifications allow some models of RoboBee to transition from swimming underwater to flying, as well as “perch” on surfaces using static electricity.

The masterminding of the RoboBee was motivated by the idea to develop autonomous micro-aerial vehicles capable of self-contained, self-directed flight and of achieving coordinated behavior in large groups. To that end, the RoboBee development is broadly divided into three main components: the Body, Brain, and Colony. Body development consists of constructing robotic insects able to fly on their own with the help of a compact and seamlessly integrated power source brain development is concerned with “smart” sensors and control electronics that mimic the eyes and antennae of a bee, and can sense and respond dynamically to the environment the Colony’s focus is about coordinating the behavior of many independent robots so they act as an effective unit.

It’s really only because of this lab’s recent breakthroughs in manufacturing, materials, and design that we have even been able to try this. And it just worked, spectacularly well.

Robert Wood Credit: Wyss Institute at Harvard University.

To construct RoboBees, researchers at the Wyss Institute have developed innovative manufacturing methods, so-called Pop-Up microelectromechanical (MEMs) technologies (please also see the Pop-Up MEMS technology page) that have already greatly expanded the boundaries of current robotics design and engineering.


Go Deeper

Joshua is a Digital Media Producer for KQED Science, and the Lead Producer and Cinematographer for Deep Look. After receiving his BS in Wildlife Biology from Ohio University, he went on to participate in marine mammal research for NOAA, USGS and the Intersea Foundation. He also served as the president of The Pacific Cetacean Group, a nonprofit organization dedicated to teaching students K-6 about whales. Josh studied science and natural history filmmaking at San Francisco State University and Montana State University.


Michigan insects in the garden – Week 3: Assassin bugs

A closer look at the little green bugs in your garden will tell you if they are friend or foe.

Zelus sp. ninfa. Photo by Nathaniel Walton, MSU Extension.

Assassin bugs belong to the insect order Hemiptera, which includes many insects both good and bad in our gardens. All the Hemiptera share one characteristic, a mouthpart designed to penetrate surfaces and feed on liquid foods. In the plant-feeding Hemiptera (e.g., aphids), this mouthpart is long and delicate enough to penetrate deep into plant tissues and extract carbohydrate-rich sap. In the assassin bugs (Family: Reduviidae), the mouthpart is short and stout, allowing it to penetrate the tough exoskeletons of other insects.

Assassin bug mouthpart, enlarged. Photo by Nathaniel Walton, MSU Extension.

Once it has penetrated the prey&rsquos exoskeleton, the mouthpart injects toxic saliva to break down the internal organs and other tissues of the victim. Finally, as though it were a tiny juice box, the assassin bug sucks the contents from the prey insect&rsquos body.

There are many different kinds of assassin bugs in Michigan, but one of the most commonly encountered in our yards and gardens is the tiny green immature (nymph) stage of those in the genus Zelus. The nymph stage of Zelus sp. is the overwintering stage, so you might encounter them in the springtime as well as in the fall. They could be easily mistaken for some plant-feeding insects such as the nymph stage of a katydid (Orthoptera: Tettigoniidae).

However, assassin bugs are not feeding on the plants in the garden, rather they are helping out with pest control, so you would be wise to let them continue on its way if you come across one in your garden. The adult Zelus and the egg masses are less commonly encountered but will be present mid-summer in Michigan.

Zelus sp. huevos. Photo by Nathaniel Walton, MSU Extension. Zelus sp. adult. Photo by Nathaniel Walton, MSU Extension.

Two other common Michigan insects in the assassin bug family (Reduviidae) are the ambush bugs (Phymata spp.) and the masked hunter (Reduvius personatus). It takes a sharp eye to spot them, but ambush bugs are quite common residents of the inflorescences of plants in the family Asteraceae such as Joe-pye weed (Eupatorium sp.) and goldenrod (Solidago sp.). Unfortunately, these masters of camouflage are not choosy in their choice of flower-visiting prey and are just as likely to skewer a native bee as they are a pest insect with their deadly mouthpart.

An ambush bug (Phymata sp.) feeding on a sweat bee (Halictidae). Photo by Nathaniel Walton, MSU Extension.

The masked hunter is not a garden resident. This helpful houseguest eats small insects in and around our human dwellings. They hunt nocturnally and will often go unnoticed. However, if you do encounter one, it would be best to handle it with care. The mouthpart of all assassin bugs are just as capable of penetrating human skin as they are an insect exoskeleton, and they are not afraid to use it in self-defense. You can learn more about masked hunters and other common household insects from Michigan State University Extension by visiting the Insects and Arthropods section of the MSU Plant & Pest Diagnostics website.

Masked hunter adult (Reduvius personatus). Photo by Nathaniel Walton, MSU Extension.


Red bug

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Red bug, también llamado Stainer, Firebug, o Pyrrhocorid Bug, any insect of the family Pyrrhocoridae (order Heteroptera), which contains more than 300 species. The red bug—a fairly common, gregarious, plant-feeding insect found mostly in the tropics and subtropics—is oval in shape and brightly coloured with red. It ranges in length from 8 to 18 mm (0.3 to 0.7 inch). Dimorphism, a condition in which two or more visibly different forms exist, may occur in some species (e.g., Pyrrhocoris apterus can be winged or wingless).

El genero Dysdercus is one of the most destructive cotton pests in North America and India. This cotton stainer damages cotton plants by sucking the sap and destroys the cotton bolls by staining them with excrement. At one time small piles of sugarcane were put between rows of cotton and orange trees to attract the red bugs they were then destroyed with hot water. Now dusts and sprays are used for control. Not all red bugs are destructive. En India Dindymus larvae feed on termites, and the adults prey on flies.

This article was most recently revised and updated by Amy Tikkanen, Corrections Manager.


Rare bed bug re-emerges in Florida after 60 years

After disappearing for 60 years, the tropical bed bug has turned up in Florida — right here in Brevard County. And these nasty little creatures can spread faster than the ordinary variety bed bug, causing all the same havoc. Video by Local 6 11-10-16

The tropical bed bug is back after 60 years, and it's landed in Brevard. (Photo: UF/IFAS)

After disappearing for 60 years, the tropical bed bug has turned up in Florida — right here in Brevard County.

And these nasty little creatures can spread faster than the ordinary variety bed bug, causing all the same havoc and threat of widespread infestation throughout Florida and the South.

“This could mean that this species would develop more quickly, possibly cause an infestation problem sooner, and also could spread more rapidly,” Brittany Campbell, a UF doctoral student in entomology, said in a media release.

Campbell and her colleagues at the University of Florida's Institute of Food and Agricultural Sciences confirmed the tropical bed bug's reemergence, which they recently documented in the journal Florida Entomologist.

No one had confirmed the tropical variety of bed bug in Florida since the 1930s and 1940s. But in 2015, a family in Merritt Island, near the Ulumay Wildlife Sanctuary, reported the tiny unwanted creatures had infested their home.

Cocoa Beach Public Library eradicates pesky bedbugs

The UF scientists confirmed the bugs were the tropical species, but so far, Brevard's is the only confirmed case in Florida.

"I personally believe that in Florida, we have all of the right conditions that could potentially help spread tropical bed bugs, which is the case in other southern states,” Campbell said. “As long as you have people traveling and moving bed bugs around, there is a real potential for this species to spread and establish in homes and other dwellings.”

Campbell coauthored the recent journal article about the tropical bed bug discovery in Brevard.

It's unknown how the bed bugs got here, but Campbell suspects it could have been via Port Canaveral.

"A lot of pests that do get into Florida, a lot of them do pop up in ports," she said. "We don't really know where these bed bugs were introduced from."

Indian River Lagoon cleanup tax passes in landslide

The UF researchers urge the public to send them samples of suspected bed bugs for identification, to try and nip the bug's spread in the bud.

The common bed bug lives throughout the United States and the globe, typically in more temperate climates. Before the 1990s, it kept at low levels for 50 years, via widespread use of DDT and other pesticides, the UF researchers say.

The bed bugs eventually bit back, building resistance to pesticides and resurging in the late 1990s.

A similar rebound may be at play with the tropical bed bug, the UF researchers say.

Tropical bed bugs biologically mirror common bed bugs, Campbell said. They feed on human blood, so they can cause similar health problems during severe infestations: fear, anxiety, depression, sleeplessness and itchy, blistery reactions on some people.

'Florida snow' returns to blanket the Space Coast

The UF researchers ask the public to send bed bug samples to their laboratory to identify the species.

“If they do have a bed bug infestation, because they are so difficult to control, I ask that people consult a pest-control company for a professional service," Campbell said. "There isn't as much research available on tropical bed bugs as common bed bugs, but hypothetically they should be able to be controlled the same way as the common bed bug species because their biology/behavior are similar.”

Nationwide, health and environmental officials warn of increasingly pesticide-resistant bed bugs and a "pandemic" creature comeback.

DDT nearly wiped out bedbugs after World War II, when people soaked mattresses in the pesticide. The bugs first were reported to show resistance in the 1950s. Then the U.S.

Environmental Protection Agency ban- ned DDT in 1972 because of concerns about cancer and birth defects.

Over the next two decades, Malathion almost took care of the bed bugs that survived DDT. But the wily creatures grew resistant.

In more recent years, they've grown more resistant to commonly used pesticides.

Contact Waymer at 321-242-3663 or [email protected] Follow him on [email protected] and at facebook.com/jim.waymer

To learn about bed bugs, visit http://edis.ifas.ufl.edu/topic_bedbugs

If you want to get bed bugs identified, call the Brevard County Extension at 633-1702 or you can mail the bugs in a small vial (preferred so they don't get crushed) or in a ziplock bag, to Brittany Campbell, 1881 Natural Area Drive, Gainesville, FL 32611.


How to Catch Small Bugs

This article was co-authored by Kevin Carrillo. Kevin Carrillo is a Pest Control Specialist and the Senior Project Manager for MMPC, a pest control service and certified Minority-owned Business Enterprise (MBE) based in the New York City area. MMPC is certified by the industry’s leading codes and practices, including the National Pest Management Association (NPMA), QualityPro, GreenPro, and The New York Pest Management Association (NYPMA). MMPC's work has been featured in CNN, NPR, and ABC News.

Hay 7 referencias citadas en este artículo, que se pueden encontrar al final de la página.

wikiHow marca un artículo como aprobado por el lector una vez que recibe suficientes comentarios positivos. En este caso, varios lectores nos han escrito para decirnos que este artículo les resultó útil, lo que le valió nuestro estatus de aprobado por los lectores.

This article has been viewed 122,848 times.

Catching small bugs can seem like an exercise in futility. They are everywhere, but as soon as you try to focus on them they dart into impossible to reach corners or underground. Small bugs are everywhere, and if you know where to look and what basic traps to lay, you can grow your collection quickly.


Ver el vídeo: INCLUSO Son De Este PLANETA? Los INSECTOS Mas ENORMES Del MUNDO!! BICHOS (Enero 2022).